Dios siempre ha protegido nuestro país, algunos dicen que la fe de nuestra isla es tan fuerte que nos cubre con su manto protector. La realidad es que a veces los dominicanos nos comportamos como esos hijos sobreprotegidos, tenemos los problemas habituales de los países subdesarrollado lo cual es paradójico, somos una isla que dé pasos agigantados en una parte y se mantiene en una burbuja por otra parte. Hemos vivido desastres naturales, como devastación por huracanes, inundaciones todo lo que tiene que sufren las islas en el caribe, pero sin embargo accidentes de catastróficos como tal no la hemos vivido ¡Gracias a Dios!

Bill Gate hizo una alerta fuerte a la humanidad, y hay que escucharlo porque todo eso que vemos en la televisión puede un día volverse real. En la Conferencia de Seguridad en Múnich, Bill Gates expresó su preocupación de ignorar el vínculo entre seguridad sanitaria y seguridad internacional, pues esto podría provocar una pandemia que causaría una catástrofe mundial, según el fundador de Microsoft.

El 2015 nos trajo grandes cambios, tuvimos terribles pérdidas, atentados terroristas, enfermedades, y miles de cosas que pudimos vivir pero realmente si de algo estamos conscientes es que aprendimos mucho y quizás la persona que inicio en enero no es la misma de ahora en diciembre, hoy no posee los mismos pensamientos que cuando inicio en enero.

Siempre en la oficina tiendo a decirle a mis compañeros, ante un hecho que entendemos injusto o que afecte a otra área les digo “Véanse siempre en el espejo de otro” y cuando vi el caso de Juan De Los Santos (Juancito Sport) me sucedió lo mismo,  para mi fue una tragedia donde 3 familias perdieron su cabeza de hogar, pero en las redes se volvió en un circo romano de mal gusto, si no sabes que paso ver la cobertura especial de Listín Diario donde puedes encontrar todo lo sucedido en torno a este triste caso.

El ser humano llega al mundo libre de pecados, y los adquiere a medida que va creciendo, en los 10 mandamientos existe una ley que Dios nos lego vía  Moisés que  cita “No darás falsos testimonios, ni mentiras”. Cerremos los ojos por un momento y pensemos ¿Cuántas veces al día digo mentiras? ufff