Cada año, o inicio de mes leemos en las redes  la palabra ¡Sorpréndeme!  Ponemos nuestras esperanzas y oraciones en este nuevo inicio, pensando que sin el compromiso de nuestra parte el reseteo de las fechas surtirá una magia que hará que todo aquello que no pudimos hacer o concluir se realice.

Bill Gate hizo una alerta fuerte a la humanidad, y hay que escucharlo porque todo eso que vemos en la televisión puede un día volverse real. En la Conferencia de Seguridad en Múnich, Bill Gates expresó su preocupación de ignorar el vínculo entre seguridad sanitaria y seguridad internacional, pues esto podría provocar una pandemia que causaría una catástrofe mundial, según el fundador de Microsoft.

Si algo es efectivo  para avanzar, es hacer una revisión  de cómo nos fue el año antes de finalizar. Es una manera de corregir y establecer nuestras metas para el entrante, un resumen de nuestras acciones nos permite ver que tanto avanzamos, que objetivos vale la pena evaluar o que quizás eliminar definitivamente de nuestra Lista de Deseos.

El 2015 nos trajo grandes cambios, tuvimos terribles pérdidas, atentados terroristas, enfermedades, y miles de cosas que pudimos vivir pero realmente si de algo estamos conscientes es que aprendimos mucho y quizás la persona que inicio en enero no es la misma de ahora en diciembre, hoy no posee los mismos pensamientos que cuando inicio en enero.

El ser humano llega al mundo libre de pecados, y los adquiere a medida que va creciendo, en los 10 mandamientos existe una ley que Dios nos lego vía  Moisés que  cita “No darás falsos testimonios, ni mentiras”. Cerremos los ojos por un momento y pensemos ¿Cuántas veces al día digo mentiras? ufff