Hace días no he podido escribir, realmente los problemas diarios se han llevado de la mano mi inspiración, estoy luchando en mi cuarto de fé. Pero Emely y su fuerte caso me han sacado de mi trance de autocontemplación en el que me encuentro, lo primero que me llamo la atención fue el hashtag creado por la comunidad de las redes sociales llamado #TodasSomosEmely, que acertado fue porque a veces pensamos que estos casos que dan tan duro en el corazón de una comunidad, pensamos estos hechos son lejanos cuando en realidad no es así se acerca más cada día a nuestros amigos, conocidos, o familia. Hoy me uno al dolor de esa familia que no tendrá paz hasta tener una respuesta.