Nadie aún puede ofertar que tiene la fórmula del amor perfecto, ese que no podrá causar dolor, donde todo será felicidad, esa eterna utopía que soñamos,  nadie puede ofrecerle no existe. La existencia misma no es perfecta, somos seres imperfectos, podemos quizás complementarnos, con seres  similares a nuestra naturaleza pero eso nunca garantizara que seamos 100% felices.