Hace mucho tiempo, vivíamos de un modo distinto disfrutábamos de las pequeñas cosas como jugar en la calle cuando no había luz, oler a tierra mojada cuando estaba  lloviendo, o jugar con los amigos en la playa. Hoy cambiamos esas cosas por pantallas, las ventanas nuevas al mundo que nos va aislando cada vez más, entonces cuando estábamos aislados del mundo estábamos en contacto con nuestro entorno.

Los tiempos son los mismos, las situaciones similares, lo único que ha cambiado es el entorno y las influencias todo esto como fruto del desarrollo e integración de la tecnología en nuestra vida. Antes la mujer era la responsable de educar a los hijos en casa, no trabajaba; pero igual pasaban cosas desagradables existían otros conflictos, la diferencia radica en que no somos los mismos y nuestro ambiente tampoco. Nuestras prioridades han cambiado junto a ellas las de nuestros hijos.

Cada día al despertar tengo una rutina, y es revisar mis redes sociales,  como es de esperarse me salen siempre las actualizaciones de mis amigos, de mis páginas favoritas, entre ellas medios de comunicación que les doy estrecho seguimiento. Al trabajar en un periódico he desarrollado el hábito de leer  diarios de otros países,  El Universal de México, El Espectador de Colombia, El País de España son algunos de los habituales, Primera Hora de Puerto Rico  capta mi atención con la siguiente noticia: Muere la doctora Gloria Ortíz en hospital de Caguas en ese momento pensé en la teoría aquella de la Falacia del Jugador.