En conversación alguien conocido, siempre me dice recuerda “Las buenas van a la iglesia, las malas a todas partes” reafirmando la teoría que siempre hemos tenido, dentro algunos hombres existe un masoquista en potencia,  y entonces cuando se siente explotado o traicionado cae en lo que denominamos “Violencia de Género” o  “ella me pagara lo que ha hecho” .

El miedo a envejecer, tenemos grandes miedos el más aterrador: ¡No ser amadas!  Todo sustentado en nuestra belleza de ser mujer sumada a todo lo demás. Nuestra seguridad no está a lo interno como hablan todos esos especialistas de la teoría del “Secreto”  y los seguidores de Paulo Cohelo.