Categoría: Pensamiento

Toys-robin-williams-23618729-1024-768

Cuando alguien que admiramos se marcha de esta vida terrenal, no podemos imaginar la tristeza que puede causar a nuestro corazón. Con este actor aprendí a reír, a ver el lado divertido de la vida, a través de todas sus actuaciones pude verlo ser el bueno, el cómico, el padre, el doctor, el robot, el villano, el alíen, el cómico, el dramaturgo, actuales, del futuro. Aprendí amarlo a través de la pantalla y hoy nuevamente me enseña, algo que siempre he creído, en que porque alguien sonría o se vea bien físicamente, no quiere decir que dentro este todo bien, solo tú sabes el camino elegido o que en realidad pudo pasar para que te marcharas a destiempo. Hoy te despido con cariño, con lagrimas en los ojos te extrañare, y con este poema que es uno de mis favoritos, te digo bye Robin. #RIPRobinWilliams

Villanas ¿La real víctima?

Maléfica-1

Recuerdo siempre en mi infancia sentir entrañable lastima por los malos de las tiras cómicas, o de los muñequitos, me sentía frustrada con el Correcaminos y miraba al Coyote como la verdadera victima en manos de ese horroroso pajarraco con suerte, que lograba salir airoso en cada episodio, creo que en ese momento empecé a generar mi teoría de los buenos solo lo son en la etiqueta.

Vampire-kiss-twilight-series-6845632-1292-726

Cuando pienso en el amor, pienso siempre como aquel borracho que desea obtener el boleto ganador de la Loto para seguir bebiendo más, es un símil para explicarme este sentimiento. Pero hay historias conocidas por mí , sobre personas que poseen esa dicha de encontrar fácilmente el amor, no una sino varias veces. Podríamos siquiera imaginar un día encontrar un amor que además de ser eterno pueda llegar a ser inmortal.

Odios y Secretos. Venganza o Rencor

silencio-por-favor-9962

Cuando nacemos estamos libres de todo, nuestra mente es como una hoja en blanco a medida que crecemos, aprendemos hablar de las primeras palabras que emitimos después de “Papá” o “Mamá”, cruzamos a la etapa de NO para todo la respuesta es “No”. Porque desde que tenemos conciencia empezamos a delimitar nuestro espacio, a decir que es nuestro, si algo nos disgusta una comida o un vestuario. Empezamos a generar los rencores, que luego se transforman en un sentimiento más fuerte.

[caption id="attachment_201" align="alignnone" width="458"]by weheart by weheart[/caption] Siempre guardo un no grato recuerdo a la palabra clave que me ha acompañado a lo largo de mi existencia  “Tolerancia” desde pequeña se me inculco que la mujer debe ser tolerante, más que nada debía considerarla una cualidad, ser tolerante tener paciencia, buena niña. Debía ser tolerante con mis hermanos mayores, porque yo era la menor y así le decían a ellos que  tenían que serlo conmigo pues yo era pequeña. En el colegio debía ser tolerante con mis compañeros, pues las monjas nos educaban para ser personas de bien, me mostraban que todos éramos distintos, pero que aun así nos complementábamos debíamos aceptar a los demás con sus faltas y virtudes.  Poco a poco fue creciendo en mí algo más que una siempre virtud de “Mujer tolerante” a pasar a excusar el comportamiento abusivo de algunas personas, y disculparlas.