Dios siempre ha protegido nuestro país, algunos dicen que la fe de nuestra isla es tan fuerte que nos cubre con su manto protector. La realidad es que a veces los dominicanos nos comportamos como esos hijos sobreprotegidos, tenemos los problemas habituales de los países subdesarrollado lo cual es paradójico, somos una isla que dé pasos agigantados en una parte y se mantiene en una burbuja por otra parte. Hemos vivido desastres naturales, como devastación por huracanes, inundaciones todo lo que tiene que sufren las islas en el caribe, pero sin embargo accidentes de catastróficos como tal no la hemos vivido ¡Gracias a Dios!

Hace días no he podido escribir, realmente los problemas diarios se han llevado de la mano mi inspiración, estoy luchando en mi cuarto de fé. Pero Emely y su fuerte caso me han sacado de mi trance de autocontemplación en el que me encuentro, lo primero que me llamo la atención fue el hashtag creado por la comunidad de las redes sociales llamado #TodasSomosEmely, que acertado fue porque a veces pensamos que estos casos que dan tan duro en el corazón de una comunidad, pensamos estos hechos son lejanos cuando en realidad no es así se acerca más cada día a nuestros amigos, conocidos, o familia. Hoy me uno al dolor de esa familia que no tendrá paz hasta tener una respuesta.

El trabajo, la familia, los contactos con amigos en el extranjero, y para no alejarme del mundo sigo dentro de la red social de Facebook, cuando me pongo a buscar algo o entro para ver las noticias, me desencantan a un nivel superlativo las personas, es como si perdiera cada día más la fe en la humanidad. Resta tanto a las personas cuando escriben o comparten cosas sin sentido, podríamos apelar a las leyes de las redes sociales que protegen a las personas indicando que cada muro es privado, por lo que debemos dejar que cada quien demuestre a más de 70 millones de personas (Cifra a feb. 2017) como son en realidad, sus pensamientos y su forma de trolear a los demás o simplemente limpiar nuestras redes.

Bill Gate hizo una alerta fuerte a la humanidad, y hay que escucharlo porque todo eso que vemos en la televisión puede un día volverse real. En la Conferencia de Seguridad en Múnich, Bill Gates expresó su preocupación de ignorar el vínculo entre seguridad sanitaria y seguridad internacional, pues esto podría provocar una pandemia que causaría una catástrofe mundial, según el fundador de Microsoft.