El Arrepentimiento 2: Repetimos, si estas libre de pecado lanza tú…


Foto de Juan Pablo Serrano Arenas en Pexels

Recuerdo como hoy cuando escribí la primera vez, fue por el caso Alex Rodríguez cuando todos como pirañas intentaron devorarlo, su fuerza siempre me llamo la atención, como manejo su crisis es el ejemplo de cómo levantarnos tras una caída, hoy sigue siendo el hombre más admirado (Y lo tiene Jlo) y demostrado es un hombre que sabe dónde va, un empresario, padre y novio de una mujer espectacular. Pero nuevamente fuimos testigo como un error, muestra lo peor de ser una figura pública.

Hace unos días vi con curiosidad el siguiente hashtag: #AgalluaGate, dije que estará pasando además de  que era algo que no tenía nada que ver a la cuarentena. Y todo acontece así, Sarah Méndez tiene un alter ego llamado: Agallua, es el nombre que asume en su rol de influencer en las redes sociales,  siendo Instagram su red más fuerte. Es una joven graduada de Unibe, que mantiene su promesa con un feed impecable de reflejar  su estilo de vida y las cosas que le gustan además posee dos usuarios más de @withloveaga y @la.pena imagino que cuentas de su comunidad.

No tengo que relatar lo sucedido, repetirlo me quedaría corta, pero todo esto  fue denunciado por la joven Gabriela Muñoz @carmin.jpg en Instagram,  de una forma muy explícita, la joven encendió la llama en la que luego se quemaría la integridad de la influencer, al dar a conocer que la agenda lanzada en 2019, contenía diseños plagiados de una ilustradora francesa. Luego como piezas de domino varias personas han revelado que también fueron víctimas de la Agallúa, esta agenda fue vendida a un precio de US$34 y se era personalizada US$38.

Twitter se convirtió en el escenario donde fue ejecutada la moral de esta jovencita, la cual en su cuenta de Instagram colgó esta disculpa.

Todos hemos buscado inspiración alguna vez, ella está consciente de que hizo algo muy malo y eso lo veo de manera positiva, ella no solo modifico sin autorización unas ilustraciones, tomo y publico cada una de ellas sin dar los créditos a la persona que lo realizo. La lluvia de críticas fue fuerte, su nombre duro dos días siendo el primero en las búsquedas, todas con justa razón y otras con dosis de amargura, con envidia mezcladas, entiendo que fruto de que estamos todos aburridos en casa con la cuarentena y este linchamiento moral entusiasmo desmedidamente los dedos de algunos usuarios, los cuales acosaron a la joven influencer en su cuenta de Instagram como con comentarios muy violentos en su post de disculpas.

View this post on Instagram

Hola, Desde mi corazón❤ . Ayer hablando con una amiga, me pregunto que haría una mujer Agallúa en esta posición, yo le contesté que la necesitaba más que nunca en estos momentos donde se sienten tantos ataques. Procedí a actuar, a orar, ser valiente y tener la cabeza en alto; quién me conoce sabe de donde provienen todas las cosas de mi corazón y lo último que quisiera es hacerle daño a alguien. Todo fue una avalancha, una bola de nieve que no paraba, muchas amenazas y muchos comentarios de personas que estoy segura no tienen la más minima idea de quién es Sarah, el ser humano que esta detrás de esta cuenta. He estado en comunicación con la ilustradora (un ser humano muy noble), fui transparente y honesta con ella, le expliqué nuestro proceso y mi error en no indagar fuentes. Me enamoré de la silueta femenina y quise utilizarla sin pensar. Cometí un error, lo sé, al no darle el mérito de la obra y la importancia debida y me ha servido de reflexión y de aprendizaje. Pido disculpas a todo aquel que de una manera u otra sienta que lo he defraudado. Estoy tranquila, tengo paz, porque sé que he construido desde el amor todos mis proyectos. Estoy trabajando con los profesionales pertinentes para manejar esta situación y resolver este mal entendido de la mejor manera posible. En los próximos días estaré subiendo las soluciones que encontramos en conjunto, gracias Caroline por ser tan abierta✨❤ . Dios permite la tormenta siempre para bendecir. -With Love Aga.

A post shared by Sarah Méndez🌙 (@agallua) on

MORAL  es un conjunto de normas, creencias, valores y costumbres que dirigen o guían la conducta de grupos de personas en la sociedad. Se distingue de la ética en que esta es una moral transcultural o universal, aunque ambas se suelen confundir

De todo esto creo hay un gran aprendizaje, no solo para Sarah sino para todos:

  1. Somos ejemplo a seguir, cuando conformamos una comunidad y decidimos influenciar positivamente en los demás debemos regir nuestra vida en lo que es moralmente correcto, a menos claro que usted sea un delincuente. creencias, valores y costumbres…
  2. Podemos  buscar inspiración, es válido tomar como punto de partida, todos lo hacemos pero jamás podemos utilizar el trabajo de otra persona para monetizar, si primero pagar por ello.  Hay miles de sitios creativos que vende diseños reusables de forma económica,  podemos reusar una imagen para colgar un post, podemos utilizar fotografías que son colocadas para su libre uso. Los diseñadores gráficos y todo el que trabaja en arte, le duele ver sus diseños mutilados, o variados o copiados, lo consideran una falta de respeto a su talento, el respeto por el trabajo ajeno es la paz. conjunto de normas
  3. Somos ligeros en tirar piedras, esto es muy del dominicano le gusta hacer leña del árbol caído, pero de 91,000 seguidores la joven hoy subió a 92,200. Porque ahora le darán seguimiento, y esa etiqueta de plagio el cual se volverá su letra escarlata, en dos semanas nadie recordará lo sucedido…pero entre esos nuevos seguidores pueden ustedes asegurar que algún resentido le dará seguimiento para al primer desliz, sacar todo de nuevo.
  4. La conciencia es individual, todos podrán decir que ella se equivocó, su grupo de sororidad- Aún no sé qué es eso…- la defiende, dicen que para pertenecer a ese grupo hay que pagar US$100, eso no lo puedo creer, buehhh al final ella tendrá que reunirse de nuevo con su grupo a los cuales les envió una nota de voz y esta disculpa, al final será ella consigo misma quien tendrá que aprender.
  5. La confianza, es algo que se dura años en construir y podemos perder en dos segundos, esto debe servir de ejemplo a las marcas que deciden poner rostros a sus productos, utilizando influencers,  los embajadores de una marca  es la representación humana de su producto, y como ella puede afectarse al ser cuestionada. Es por eso que en Europa y Estados Unidos han empezado a surgir los nano y microinfluencers, los que no se ven tan comerciales y se pueden percibir más orgánicos como reales.

Al final me quedo un mal sabor de boca, sentí pena por la joven que quiere todo para sí….ella es fiel a su alter ego –Agallua-  pero también entendía a todos los que le reclamaron, por una ilustración vimos cuantas cosas más fueron utilizadas, los celebrities e influenciadores deben tener mucho cuidado con las cosas que hacen, dicen o que responden por sus redes, ya que son observado por sus seguidores, siempre hay quien dará la captura y publicará la conversación porque es lo normal en esta época donde la ética y la moral ya no tienen un valor tangible. En dos semanas esto será  #Lost #Old…. Y nadie recordará salvo claro los demandantes que saben que hubo una comercialización y pedirán ser retribuidos, porque en este sentido la ley los ampara.

Para quien  cuelga todo en las redes, les recomiendo siempre leer las letras pequeñas de las políticas de comunidad de cada una, y sobre todo de Instagram donde siempre recordare esta parte como mi favorita: 

Instagram does not claim ownership of any Content that you post on or through the Service. Instead, you hereby grant to Instagram a non-exclusive, fully paid and royalty-free, transferable, sub-licensable, worldwide license to use the Content that you post on or through the Service, subject to the Service’s Privacy Policy.”

Recordemos brevemente el caso de Richard Price, quien toma las fotos de Instagram y las vende por US$40,000, y a veces hasta más, si le paso al joven Sean Fader quien no pudo demandar, ya que legalmente Price gano la demanda en ese momento, todo esto paso hace muchos años, ahora algunas cosas han cambiado, pero al final, que este en internet no quiere decir que no tiene dueño.

Las disculpas de Sarah Méndez, estan flojas imagino ella aún no asimila las consecuencias de sus actos, pero desde aquí le damos un voto de confianza de que se levantará de esta caida siempre y cuando esas palabras que dicen salieron de su corazón se transformen en hechos reales donde, le demuestre a la comunidad que nose volvera a repetir.

Esto no es más que #CosasqueVeoporAhí y escribo en el lugar donde habitan mis pensamientos.