Aprender a meter la cuchara… #UnVidaCuenta


Creo que cada mujer tiembla y se emociona cuando en la boda dicen: Sean felices hasta que la muerte los separe, pero todas vemos a ese novio convertirse en nuestro compañero para el final de nuestros días. Pero hasta la muerte nos separe parece que es algo que no entienden los hombres, no necesariamente quiere decir hasta que tú me mates. El Papa Francisco declaro que los femenicidios es la plaga maldita que azota el mundo actual, en los últimos años ha habido avances significativos en la región, con la aprobación en 18 países de leyes o reformas a los códigos penales en que se tipifica el delito de asesinato de una mujer por el solo hecho de ser mujer, bajo la denominación de femicidio o feminicidio (como un delito independiente de otros ya contemplados en las normas penales), o se lo califica como agravante de un homicidio.
De acuerdo con la información oficial proporcionada por los países, en 2016 un total de 1.917  mujeres de 17  países de la región (14 de América Latina y 3 del Caribe) fueron víctimas de femicidio o feminicidio. Esta cifra es un fuerte llamado de atención para sostener y profundizar los esfuerzos a nivel nacional para terminar con este flagelo. Además de las medidas concretas de prevención, atención, protección y reparación, otro desafío en el camino hacia la erradicación de la violencia contra las mujeres lo constituye precisamente la disponibilidad de información. Para eso sirve la tragedia reflejada en el vídeo y el debate nacional que ha suscitado. El hombre, un profesor de biología de 32 años llamado Luis Felipe Manvalier, fue detenido poco después de matar supuestamente a su esposa, la abogada Tatiana Spitzner, de 29: estaba huyendo hacia la frontera de Paraguay y Argentina con Brasil cuando la policía le alcanzó. Ahora está en prisión, aguardando su juicio. Él niega haber matado a nadie y asegura que la mujer se tiró por su cuenta. Mientras, la hermana y algunas amigas de la difunta han recordado la de veces que detectaron en Manvalier comportamientos agresivos hacia su esposa, y no hizo nada. Lo cual es lo que harían muchos otros brasileños, incluidos los vecinos de Tatiana y Luis Felipe, que admiten haber oído los gritos y no haber preferido no “meter la cuchara”.
“La mejor forma de detectar y detener estos comportamientos violentos es socializar los momentos iniciales”, propone Szabo. “El feminicio es la conclusión de un ciclo de violencia, no un momento aislado, es importante entender eso. Porque podemos evitarlo y no lo estamos haciendo”. Esta semana me impactó la historia de Tatiane Spitzner, esta hermosa joven. Spitzner solo tenía 29 años, era abogada, originaria de Paraná (Brasil) y murió al ser lanzada del cuarto piso del edificio donde vivía. Su marido, llamado Luis Felipe Manvailer, fue quien la asesinó y todo fue captado por las cámaras de seguridad del lugar. Un video que se ha hecho viral, muestra el forcejeo que la pareja tiene en el elevador, así como la forma en que la persigue a través del estacionamiento. Minutos después, se puede ver cómo cae el cuerpo de Tatiane en la calle, no queda claro si el cuerpo selanzo con vida o él lo lanzo fruto de un momento confuso entre la pareja. El niega haber matado a su esposa, sin embargo, en el video se puede ver cómo carga el cuerpo sin vida de Tatiane y después limpia las manchas de sangre del elevador. El caso causó conmoción en Brasil y abrió nuevamente el debate sobre interferir o no en episodios de violencia doméstica. “En pleitos entre marido y mujer, la cuchara no hay que meter” es un refrán muy usado en Brasil, y en Twitter “mete tu cuchara” se ha convertido en la etiqueta para hablar de estos casos. “Lo más triste es que: probablemente el portero vio. Los vecinos dijeron que escucharon (el sufrimiento de ella); una persona pasó por la calle y vio la pelea y el descontrol. PERO NADIE LLAMÓ A LA POLICÍA por el viejo dicho ‘en pleitos entre marido y mujer, la cuchara no hay que meter’”. (Meter a colher) Luis Felipe Manvailer está preso bajo sospecha de homicidio. Y pienso en el caso de Andreea Celea, con todas cosas que sucedieron después ya nadie menciona este caso, pienso Emely Peguero que aun sus padres no pueden ver justicia. A veces si intuimos que algo no anda bien con un ser querido, metamos la cuchara seamos impertinentes y si perdemos una amistad por hacerlo al menos estaremos preservando una vida. #NiUnaMás es el lema que el mundo han utilizado para comunicar cada vez que se activa el alerta de otro femenicidio, parecería una conspiración de la naturaleza de control natal, el amor es un sentimiento que nos puede volver ciegos quizás pensamos que cuando nos maltrata nos quiere, pero después la situación sale de de las manos de quien tiene más fuerza. #CosasqueVeoporAhí

Tatiane, Andreea o Emely conseguirán justicia con sus ejecutores cuando estén cumpliendo su condena, quizás les conforte momentáneamente pero nadie quiere perder un ser querido en manos de alguien que solicito el permiso de amar y proteger.
Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.