¡Cuando sabemos que la Palabra tiene poder, el miedo a que nos etiqueten!


Recuerdo que mi pavor cuando era niña y en mis pesadillas, era soñar que estaba desnuda en la escuela, podía empezar un hermoso sueño que no sé cómo siempre tenía el mismo final. Siempre fui tímida, de poco hablar por lo que siempre mis mejores amigos eran personas extrovertidas con esta forma compensaba mi poca habilidad de comunicarme con los demás.

Pero aunque pasábamos por los mismos problemas que tienen los adolescentes de hoy en día, jamás podríamos siquiera comparar, y entiendo que en su momento nuestros padres tampoco, cada vez toma más fuerza el descontrol de nuestros hijos, sus problemas dejaron de ser cosas de muchachos. La tecnología, ha traído muchas cosas como el conocimiento, la cercanía, pero a la vez nos ha aislado convirtiéndonos en personas dignas de miedo. Y es que somos seres humanos, nos cuesta aprender de nuestros errores. Las etiquetas se han vuelto en la forma en que nos expresamos, pero cuál es el significado:

Las etiquetas o tags Son palabras que definen más detalladamente los contenidos de los artículos de una pagina web o blog, estas palabras claves nos ayuda para encontrar un contenido, digamos que aportan más información que una categoría facilitando la busqueda. Pero como traduciríamos esta definición de la forma como las empleamos en la cotidianidad, son palabras hirientes con la que juzga a las personas conociéndolas o no con el fin de hacerlos sentir mal y agrupándolos, dejando demarcado que en ese momento tenemos el poder. Tanto las expresiones negativas como positivas generan reacciones orgánicas sobre nosotros, por ende mientras más palabras negativas escuchan nuestro cerebro el mismo ocasiona un cambio neuronal, por lo que puede afectarnos emocionalmente más de lo normal.

Una palabra negativa o insultante activa la amígdala, estructura del cerebro vinculada a las alertas, y genera una sensación de malestar, ansiedad o ira. Y es ahí cuando la persona -explica Palacios- tiene dos posibilidades: responder de una manera similar (incluso con una agresión física) o actuar con indiferencia, acudiendo a la razón.

Las palabras positivas o estimulantes son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, que es el de las emociones. Por lo tanto, van a generar placer, sorpresa y alegría. Sin embargo, aclara Palacios, todo depende del tono, el volumen y el contexto. “Hasta la ofensa más horrible puede ser asimilada coloquialmente si se dice en tono suave”.

Fea, bonita, flaca, gorda, perdedor,  pobre, muerto, inútil, no se para que sirves, deberías suicidarte, chapiadora, inservible, puta, loser etc.

Dr. Andrew Newberg, director del centro de investigación de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia, realizó una serie de investigaciones para demostrar el impacto de las palabras negativas en el cerebro, y a través de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf) se pudo comprobar los cambios neuronales que ocurren en el cerebro.

Como parte de la investigación se mostró a las personas en estudio palabras negativas por menos de un segundo, y de pronto en el cerebro se podía ver la liberación de docenas de hormonas y neurotransmisores que producen estrés. Estos productos químicos cerebrales inmediatamente interrumpían el funcionamiento normal del cerebro, afectando la lógica, la razón, el procesamiento del lenguaje y la comunicación.

Así mismo se mostró que con solo el hecho de ver una lista de palabras negativas durante unos segundos, hacía que una persona muy ansiosa o deprimida se sienta peor, y cuanto más se enfocaban en esas palabras, más daño se producía a las estructuras esenciales que regulan la memoria, los sentimientos y las emociones. Esto demostró que cuando una persona piensa de manera negativa una y otra vez, por mucho tiempo, puede afectar seriamente el sueño, el apetito, y la capacidad para experimentar felicidad y satisfacción a largo plazo.

Diariamente pasamos más de 15 horas conectados a las redes sociales, y dejamos palabras negativas a la vista de los demás, a veces nos la decimos nosotros mismos, una y otra vez hasta el punto que hacemos un daño irreparable. El bullying a veces inicia en el hogar, ocasionando que nuestros hijos sean indefensos nos encargamos de sobrecargarlos de las frustraciones nuestras deseando que no cometan nuestros errores, llenándolos de inseguridades incapaces de enfrentar sus propios problemas.

Cada día me asusta saber si César podrá enfrentar esta terrible sociedad que hemos creado, a veces rezo y oro por cada padre de mi generación que no está preparado para enfrentar este terrible mal. Etiquetamos aquellas cosas que no comprendemos, estigmatizamos a los estereotipos agrupándolos, llevándolos a veces a cometer actos que luego obviamos como hechos bajos nuestra responsabilidad.

Cuando estemos a punto de etiquetar negativamente a unas personas ya sea en las redes sociales o en un mensaje, cuando compartas un video o una fotografía de una persona que no conozca, recuerda que puede pasarte de igual manera porque al final:

“Evangelio según San Mateo, 7 “1.No juzguen a los demás y no serán juzgados ustedes. 2. Porque de la misma manera que ustedes juzguen, así serán juzgados, y la misma medida que ustedes usen para los demás, será usada para ustedes. 3. ¿Qué pasa? Ves la pelusa en el ojo de tu hermano, ¿y no te das cuenta del tronco que hay en el tuyo? 4. ¿Y dices a tu hermano: Déjame sacarte esa pelusa del ojo, teniendo tú un tronco en el tuyo? 5. Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano. 6. No den lo que es santo a los perros, ni echen sus perlas a los cerdos, pues podrían pisotearlas y después se volverían contra ustedes para destrozarlos”

#CosasqueVeoporAhí

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.