Historia 1: Martha y Josué. Destino Final  


Imagen

Cuando Martha observo la llegada de Josué a la oficina, su corazón se sintió cálido, un sentimiento desconocido para ella hasta ese preciso momento. Como era de esperar el jefe reunía a todo el personal,  en el centro de la oficina  para presentar un nuevo empleado que se integraba al equipo. Martha siempre estuvo enamorada en secreto de su jefe, aun cuando el no trabaja en este lugar, lo conocía de las noches traviesas, de esas de caminar por la vieja ciudad mientras el olor a ron se fusionaba con el aroma del tabaco, para ella era más que idealizar y admirarlo, todo era más allá de eso, pero esta historia no es sobre él, porque aunque en su corazón  existía tal admiración ella jamás pensó en su jefe, más que como una admiradora observa su estrella de rock.

Volvamos a nuestra historia, su protagonista Josué, su llegada a la oficina era importante para todos los que allí laboraban,  pues con él se tenían  importantes expectativas, conformarían un equipo para trabajar clientes importantes y cuentas que debían reconquistar, Martha siempre lo observo con fascinación como con fluidez explicaba los conceptos, en pocos meses se gano la confianza del equipo, era un líder nato. A pesar de que ella era una persona tranquila no podía negar que estaba deslumbrada por su personalidad.

Cuando pasas en una oficina más de ocho horas laborables, tus compañeros de trabajo se convierten en tu familia, tus amigos y muchas veces tus confidentes, ella tenía ya más de dos años laborando con ese equipo, Josué se volvió en su protector personal. Una noche cualquiera  de altas horas de trabajo, Josué preguntaba a sus compañeros que si pudiesen estar con alguien dentro de la oficina con quien seria, y cada uno relato con que persona se  complementaba mejor, cuando le llego el turno a Martha ella guardo silencio, sus ojos de por si enormes brillaban de ilusión y sin darse cuenta dijo el nombre de su jefe.  En ese momento fue como si un minuto se convirtiera  en una hora y todos quedaron boquiabiertos, primero porque Martha se observaba como una persona muy conservadora, segundo porque el jefe era conocido por ser un “playboy” profesional   y publico. Era muy reconocido por su forma abierta de llevar la vida, las miradas cómplices recorrieron todo el lugar y Josué le pregunto intrigado a Martha: ¿Y él lo sabe?  No claro que no están locos, respondió ella tímidamente.

Esa noche toda la conversación quedo allí. Meses más tarde planeaban un viaje fuera de la ciudad y Josué le planteo a todo el equipo crearle la oportunidad a Martha de estar junto su jefe(que era su mejor amigo), aunque fuese solo por ese fin de semana,  a lo que todos cómplices accedieron, pasaron a buscarla algo que a ella le intrigo mucho,  pero más aun fue observar a su jefe en la puerta de su casa, todos lo hicieron por diversión, pero para ella fue el enorme deseo de tener poderes sobrenaturales y devolver el tiempo, y asi no haber confesado esa verdad que ahora la tenía en tal aprieto.

Y empezó el viaje, lo primero es que trataban de reunirlos a cada segundo, de ponerlos a conversar y almorzar juntos, como Martha intuyo la componenda, poco a poco trataba de escurrirse de cada plan elaborado por Josué, pero lo que menos esperaba este es que la rueda se devolviera en su contra, esa noche mientras tomaban en la playa, conversaban y hacían chistes, empezó a llover y todos salieron despavoridos por diferentes direcciones, Josué tomo la mano de Martha y empezó a correr con ella. Al llegar a la puerta de su habitación excitados por la carrera, y envueltos en el olor a lluvia, sudor, con el alcohol fluyendo por sus venas, cayeron víctimas de un beso,  otra vez ella pudo sentir como el tiempo se detuvo. Al recobrar los sentidos ella alejo a Josué, y se giro hasta entrar a su habitación dejándolo  colgado detrás de la puerta, su corazón parecía que podía explotar, miles de reclamos se agolparon en su cabeza. Al día siguiente no podían ni verse, ella trato de esquivarlo  y el igual.

 

Y ahora el silencio Empieza a hablar
y abre diciendo
que es el comienzo del final
y no sabemos si llorar
o si muriendo en darnos un beso de amistad
con sabor a soledad. Jeremías

 

Así fue como empezó su verdadera historia de amor, y pasaron muchas historias más entre este par, Martha olvido sus sentimientos hacia el jefe, mientras este jamás se entero de lo que en ese fin de semana sucedió, Josué siguió buscando a Martha para pedirle más, y ella al final cedió ante su destino de empezar una relación con un triste final.

A veces debemos conservar la amistad como tal, jamás debemos mezclar nuestro sentimientos porque a veces los sentidos traicionan, de tal manera para Josué el estaba ayudando a Martha a cumplir un deseo, para ella él le rompió su ilusión, creo confusión en sus sentimientos, al punto de anularla,  romper su idealización para ella su jefe fue algo inalcanzable, pero Josué era quien estaba siempre a su lado, acariciando su pelo cuando ella estaba cansada, mientras la ayudaba a terminar los trabajos pendientes, se desvivía por llevarla a su casa cada noche, la volvió día a día en su confidente, y sin darse cuenta fue  obligándola a iniciar una relación para la que no estaba preparada, fue un inicio que empezó por el final.

Para Josué era fácil dominarla, primero era el líder, segundo el ya conocía todos sus secretos, y utilizaba cada uno de ellos para dominarla, se volvió posesivo, agresivo con toda persona que la rodeaba, al punto que no confiaba en ella misma, le revisaba el celular, escuchaba sus conversaciones y hasta la alejo de sus amigos. Para el ella solo se debía a su persona, porque la proveyó de ese amor que ella deseaba, el era su estrella alcanzable le daba lo que su jefe nunca vio, o que cualquier hombre nunca valoro. Para Josué él era su salvador, pero para ella era su verdugo.

El destino a veces nos juega bromas, está en nosotros caer en ellas o salir invictos. Martha ya no sale más con Josué, al final decidió dejar ese trabajo, el ambiente se convirtió en toxico y como dice la canción de Jeremías, inicio un espacio de soledad donde ella aprendió a dominar sus sentimientos, pudo luego comenzar una relación con un buen hombre que como ella llevaba su mismo ritmo de vida, se complementaban, se comprendían y sobre todo se amaban intensamente, aquellos tiempos quedaron en el pasado, entendió que el amor no puede aprisionar, que el amor es más allá que solo amar, es proteger, es comprender, y sobre todo jamás maltratar.

Ella aprendió que no se idealizan los sentimientos, que debemos amar con altas dosis de realidad, y sobre todo que antes de empezar, debemos tener un comienzo no un final. Can We love?

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s